Literarias
Una mujer admirable

Dibi Guzmán, la escritora más joven de la Feria del Libro de Bogotá, superó una dislexia

Irradia un optimismo que se le escapa por los poros. Que se refleja en la mirada.

Por Carlos Villota Santacruz, especial para NOVA ( * )

En la inocencia de sus quince años, Dibi Guzmán comenzó a escribir su primera obra literaria que bajo el título “En el nuevo Mundo también existieron princesas”, que tiene el propósito de dejar un mensaje de paz, amor y abrazar los sueños de su generación que a paso lento, buscar “apagar la violencia”, que solo dejó muerte, desolación y muchos niños y niñas en la orfandad.

“No escribo por escribir. Este primer libro invita al lector a que cambie su vida. Que haga el bien, a partir de nutrirse de la historia de Jannika, una mujer que no se deja vencer. Ella se proclama redentora a los que fueron sometidos los antepasados de esta parte del planeta”, dice con tono de emoción, mientras no deja de sonreír.

Esta colombiana, desde la Feria Internacional del Libro de Bogotá 2018, no solo se robó los aplausos de quienes leyeron su libro, que rechaza en sus 428 páginas –algo inédito para su edad- la esclavitud de las cadenas y las humillaciones. “Hay que liberarse de esas amenazas. No le hace bien a la humanidad la esclavitud”.

“Cuando comencé a escribir esta obra que no es mía, es de los ciudadanos y en particular de los niños y jóvenes: “En el nuevo mundo también existieron princesas”, les decía a mis amigos que lleva 30 páginas escritas. Ellos no lo creían. Y remataba: “creo que estoy escribiendo un libro”.

Así nació esta obra que está dando de qué hablar por su contenido, pero también por la historia que hay detrás de su autora, que es toda una inspiración: … Aquí va mi historia. Desde el inicio, desde que todo tiene sentido en mi memoria. Esta es la historia de mi vida, es mi vida en la historia.

Mi nombre es Jannika, vivía en una tribu, mi padre era de nombre Joshua y mi madre de nombre Kelisha. Viví en una época llena de disturbios, donde aquel que tuviera diferencias era tachado de fenómeno, brujo, maldito. En esa época, España se encontraba en serios problemas económicos, sociales, políticos. Las guerras eran constantes, por lo que los moros, quienes invadían sus tierras, aprovechaban cada oportunidad presente.

Un hombre llamado Cristóbal Colón había resuelto cambiar la economía de su tierra. Por esta razón decidió ir a las Indias. Invadido por su ambición y pasión por las aguas, se presentó ante los reyes, que dudosos aceptaron su petición. Y partió. Después de varios meses de viaje, por fin un hombre gritó ¡Tierra! (…)

Antes de comenzar a escribir Dibi Guzmán leyó. Si, leyó sin parar. Tanto que lo hacía en su casa, en el colegio. En un avión. En “Dos Hemisferios” cuyo trabajo educativo y pedagógico sustenta en que “dos Hemisferios piensan mejor que uno, mediante un proceso singular de aprendizaje”

“La esclavitud es para la hoy estudiante de administración de empresas, que está en muchos lugares. El gran reto –indica- es liberarse. Yo lo hice a través de escribir. De empoderar a la mujer a través de Jannika, Es mi heroína, Nunca termine de conocerla. No quise hacerla perfecta. La razón. El mundo es cruel. Y a través de sus ojos, se puede observar los paisajes en todo su esplendor. La paz. El amor por la vida”.

A través de una joven colombiana, la mujer se levanta en el siglo XXI como fuente de vida a través de un libro que emociona, hacer llorar e invita a que cada lector edifique sus propósitos y se interprete así mismo. “Es un libro fantasioso. Que en medio de esa fantasía deja muchas enseñanzas”, sostiene la joven Guzmán que espera seguir plasmando en un papel otra historia”, precisa en diálogo con NOV

Al escucharla en el pabellón de Ecopetrol –en la Feria Internacional del Libro de Bogotá- la autora de “En el nuevo mundo también existieron princesas” comenta con propiedad de una mujer de 30 años o más. “Cuando tu lees te metes en la piel del otro. Entonces. Solo entonces, dejas de juzgar. Empiezas a sentir lo que muy pocas cosas te pueden dar. Ahora estoy escribiendo poesía. La poesía es como un grito”, añadió.

Aunque todo parece fácil en el relato de construcción del libro y posterior socialización en una de las citas literarias más importantes de América Latina, para Dibi Guzmán todo ha sido fruto de la disciplina, la constancia y superar una condición diferente, a como otras las personas la perciben. “He superado la dislexia leve, que medicamente, me imposibilitaría leer y escribir”, subraya.

“Somos personas que huimos a lo que se nos dificulta. Llámese matemáticas. La lectura. La música. El colegio Dos Hemisferios” me ayudó mucho. Me llevo a creer en mí, Alejarme de los medicamentos. El colegio me dio las herramientas para aceptarme y proyectarme en mi entorno. En mi familia. Y mi agradecimiento, lo he podido plasmar en un libro, que tiene en Jannika a la propia Dibi. No soy perfecta y mejoro día a día. Me hace única. Le estoy dando al mundo la magia de poder leer y escribir. Fue un proceso difícil y lento. Detrás de algo que parece simple hay muchas horas de educación y pedagogía. Lo logre. Gracias a Dios. A mis padres. Los amo”.

La obra, que es un libro para regalar, se la llevaron a casa más de 200 niños, hombres uy mujeres, gracias a la fuerza de su relato y de la historia de Dibi Guzmán, que puede ser la historia de una niña con dislexia en Argentina, Chile, México o Perú. “Inspirar es un lindo propósito. Tengo el apoyo de mis padres. Han sido un apoyo enorme. Ahora puedo llegar a otros”, afirma.

Y su mensaje final, lo dice todo. “Amigos y amigas lectores de Colombia y del mundo. “Sean felices y valientes”. Irradia un optimismo que se le escapa por los poros. Que se refleja en la mirada. Dibi Guzmán una mujer con escasos 20 años, que deja muchas frases para reflexión, pro también para quién comprenda que la vida no se “muere” al primer obstáculo. Incluso, si ese obstáculo se llama dislexia leve. Porque escribir, es el mejor regalo para una generación que necesita ser escuchada a través del poder de la palabra.

(*) Twitter@villocol

Lectores: 415

Envianos tu comentario