Nacionales
Pese a las críticas de la oposición

Abinader promueve medidas sociales en busca de votos para su reelección y desatiende los problemas del país

El presidente, Luis Abinader.

El presidente Luis Abinader busca retomar una agenda electoral en el principio del año, fomentando medidas que podrían aumentar su caudal de votos en las proximas elecciones, dejando de lado los temas de mayor preocupación para la República Dominicana.

El periodista Cristhian Jiménez afirmó en una columna recordó que la oposición parecería reorganizarse mientras actualiza el discurso, en una lenta reactivación luego de un intenso cierre del 2022, sobre todo en el ámbito legislativo.

"Los partidos de la Liberación Dominicana y Fuerza del Pueblo, entre otros, lograron ralentizar la aprobación de leyes fundamentales para el oficialismo como las de Fideicomiso y Electoral, pero en lo que resta de ampliación de legislatura podrían saldarse estos temas", afirmó el periodista.

Sin embargo, explica que Abinader cerró el año con “generosas” decisiones que alegraran el bolsillo de los dominicanos y las cajas registradoras de los comerciantes y temprano en 2023 se lanzó a las calles para ampliar el programa de titulación de tierras e inauguraciones de escuelas, carreteras, proyectos habitacionales, plantas de tratamiento, entre otras.

“El presidente Luis Abinader continúa este sábado y domingo con su programa de inauguraciones de obras que inició desde la primera semana de enero y que según lo programado será todo el año”, consignaba una nota el viernes último de la Dirección de Prensa de la Presidencia.

El mandatario, aspirante no declarado verbalmente a la reelección, decidió que sus principales funcionarios le acompañaran en ruedas de prensa en el Palacio Nacional para defender políticas públicas, fundamentalmente en el ámbito económico.

Abinader, además en esos encuentros, persistiendo en el error de responder preguntas fuera del objeto de las convocatorias, ha arremetido contra sus críticos de gobiernos anteriores, recordándoles que tuvo que asumir numerosas obras con años de retraso, que ya estarían muy avanzadas o en fase de finalización, cerrando con la sutil imputación de que a este gobierno “el dinero le rinde”.

El político y su partido Revolucionario Moderno (PRM) tratan de controlar el relato político y quitarse de encima las frases que los opositores han usado como mantra: “no saben gobernar”, “son improvisadores”.

El gobernante, sabedor de que este es un aspecto fundamental de la lucha electoral, convocó un Consejo de Gobierno el 22 de diciembre a las 6 de la tarde para insistir en la necesidad de concentrarse en la realización de obras públicas.

De ahí el énfasis oficial en apurar la ley de fideicomiso y estructurar las alianzas público privada y el claro esfuerzo opositor en bombardear estos diseños de dinamización económica.

Mientras se reaviva la discusión de la ejecución de obras, personificadas en un presidente reeleccionista al carecer el país de leyes Electoral y de Partidos Políticos que permita a la Junta Central Electoral una estricta regulación.

Lamentable, ningún partido cuando estado en control de las cámaras legislativas ha procurado evitar esas zonas grises que tantos conflictos y crisis han generado en el país.

Lectores: 34

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: